miércoles, 18 de julio de 2012

AHOGANDO A MOBY-DICK


dirán que todavía
justo en estos momentos sus
momentos, mejor dicho (de la mejor manera posible)
les falta tiempo (sus momentos, repito)
para investigar la muerte
del Niño (que yo veo rebuscar en sus rodillas)
porque ustedes ya saben (en general, se entiende)
que la situación está como está
no hay dinero, y hay que recaudar (le cogí
asco a esa palabra desde que el Papa la nombró)
pero eso sí (para que no quepa duda) se verán
(próximamente, de verdad; mientras sigan
esculpiendo sus tumbas) recom-
pensados con unos edificios
-jodidamente- altos y unas cuantas
posibilidades de hacer la Revolución (con mayúsculas eso sí),
en definitiva, hablarán de matemática y gula
como tantos otros han hecho (lo de la muerte colectiva, claro)
mientras se grapan los bigotes sobre sus cartillas bancarias;
acto seguido, para finalizar, dice:
al fin y al cabo, un niño no es un Niño,

y la Propiedad es la Propiedad.






0 avisos desde la frontera:

Publicar un comentario en la entrada