sábado, 1 de septiembre de 2012

Pla i Beltrán, poeta proletario-revolucionario

Aveces ocurre que vas a una librería y encuentras cosas (y libros) cuanto menos curiosas. Esta semana una antología poética de Pascual Pla i Beltrán editada por el "Excmo".Ayuntamiento de Violencia en 1982. El antólogo y prologuista define a Pla i Beltrán como "el poeta revolucionario que expresa con sus versos la conciencia revolucionaria del proletariado y campesinado españoles según las consignas del Partido Comunista de España". Chachachachaaaan, aquí dejamos un par de poemas de este poeta valenciano


Forzados

He perdido la memoria en la marcha.
¿Tengo 1.000 años, 2.000, 3.000?...
El sol curva mi espalda hacia la tierra
Y mis manos, florecidas de picos,
ignoran el descanso.
El hambre de las estepas andaluzas
se me metió en los huesos.
Soy el forzado de las marchas.
Con mi sangre se iluminan los ocasos
más rojos.

¡He de escupir!
¡He de CAGARME EN DIOS cuando los
gallos de la aurora den boletines
de trabajo!
Que no me exploten más. ¡Que no
me exploten!

He de avivar hogueras de infinitos
con los campos y las ciudades.
¡En sus llamas de cielos
He de quemar a Dios!

Que me dejen tranquilo.

Soy el forzado de las marchas
¿Tengo 1.000 años, 2.000, 3.000...?

(del poemario Narja, 1932)



Los niños de España cantan la gloria de Lenin

¿Qué canta en la mañana
esa rueda infantil?
Canta
la gloria de Lenín:
"Lenín murió en Enero.
Lenín nación en abril.
Abril se adorna con rosas
y Enero se viste de gris"
España cruje de balas.
Se alza la guerra civil.
Cantan los niños a coro
por la gloria de Lenín:
"Vivió vida pobre.
Vistió traje gris.
Alcemos el nombre,
¡el nombre de Lenín!
Entre el hielo y la luna
crece el perejil.
Los niños hambrientos
siguen su plañir:
"A la rosa, rosa,
la rosa de abril.
¡Enero, no; Enero
nos llevó a Lenín!"
Sobre un campo negro,
jinetes de cinc.
Los niños sin sueño
piensan en abril:
"¡Enero, no; Enero
se llevó a Lenín!"

(del poemario Poemas de la Guerra Civil)


0 avisos desde la frontera:

Publicar un comentario en la entrada