martes, 8 de marzo de 2011

vomitona reflexiva: troyas literarias, Luna Miguel, buen rollo


Soy fiel seguidor del blog de Batania, el poeta neorrabioso. No soy el único, sin duda. Este tío está pinzao, creo que es inevitable pensarlo cuando te paseas por su blog. Pero eso creo que no hace falta decírselo, él ya debe saberlo. Pero si hay que definir hay Batania como bloggero creo que la mejor palabra con la que se le puede definir es con la de currante. Sí, el tío se lo curra. Y además me han comentado que es un tío de puta madre, yo no tengo el placer de conocerle. Lo que más me gusta del blog son, sin duda, las “troyas literarias”: una carcajada asegurada cada día. Hoy por ejemplo, Batania ha subido a su blog una“troya” (AQUÍ) en la que Borges pone a parir (con bonitas palabras, claro) a Neruda. A las pocas horas ha subido una “arcadia literaria” en la que entre otras cosas Borges dice de Neruda que es es el poeta más amplio, hondo y humano de su generación, en América y España. (AQUÍ). ¡Pero bueno! ¿qué es lo que le pasaba a Borges? ¿estaba loco? ¿cómo pudo cambiar tan radicalmente de opinión? De nuevo: ¿estaba loco? Pues no creo, puede que simplemente lo que ocurriese fuera que Borges era un poeta (vale, entonces sí que estaba loco...).


Han pasado dos años ya desde que empecé a tantear con esto de la poesía... ahora todo no es tan bonito como al principio, descubres que hay como... un ambiente viciado. No es raro, somos tan pocos en este mundillo... Entonces hay momentos de flaqueza y recuerdas la ilusión del comienzo que ahora ya no es la misma y recuerdas a Eddie poco después de conocerle diciendo algo así como tomároslo con calma, con los pies en la tierra y entonces piensas en mandarlo todo a la mierda y dejar de leer y escribir y dedicar tu tiempo a los amigos pero es demasiado tarde, como también dice Eddie: estás enfermo de poesía. Conclusión: sabes que serías más feliz si no “perdieses” el tiempo con todo esto de la poesía pero por otro lado eres incapaz de dejarlo de lado ¿qué haces? Tienes la suerte de encontrarte un domingo por la mañana, como caído del cielo, a Victor Gómez, con quien apenas hablas 15 minutos. Tiempo más que suficiente para que de pronto todo vuelva a cobrar sentido y la ilusión deje de ser solo un recuerdo.


Ahora bien, volvamos a lo del “ambiente viciado” y a las “troyas literarias” de Batania e intentaré conectar el primer párrafo con el segundo que, de momento, no parecen muy relacionados (me enrollo como las persianas). Parece ser que antes un joven poeta tenía 35 años, ahora las cosas han cambiado: un joven poeta lo es con 20 o 25 (de esto ya hablaré más adelante en otra entrada). Todo esto gracias a la bibliodiversidad por la que tanto luchan personas como Uberto Stabile y gracias también al uso de internet. Surgen así personajes como Luna Miguel que se convierte en un “boom”. Aquí comienzan las críticas y demás (a veces demasiado bestias como la de Crítica&Contracrítica: AQUÍ). Se agranda así el ambiente viciado ¿por qué? Porque somos poetas y somos imbéciles. No lo niego: yo he criticado a Luna Miguel y todo lo que representa (es decir, mi generación), en este mismo blog hay muestras de ello: AQUÍ. Pero luego... luego piensas que lo único que ha hecho esta tía es aprovechar el “boom” para publicar, promocionar a otros poetas (que lógicamente son los cercanos a ella y que le gustan, esto es lo más normal del mundo), etc... Es, sin duda, lo mismo que haría yo. Nada más y nada menos que promover la cultura, la poesía. (Tiene gracia: por un lado he criticado a Luna Miguel, sin conocerla de nada, por aprovechar las oportunidades que le han surgido y, por otro lado, siempre le digo a Berta García Faet ,a la que si conozco y a la que aprecio, que saque más tajada, que tenga más morro. Pero ella, que además de poeta es economista y politóloga (yo me quiero casar con ella para ser un mantenido) prefiere los libros que dedicar su tiempo a darse a conocer)


Luego tienes las palabras de Enrique Falcón en la cabeza: el lenguaje no es inocente, el lenguaje no es inocente... y te sirven como excusa para pensar que tu generación es un fraude, que estás solo. Además lees artículos en los que se ponen en boca de poetas de tu quinta frases como: Lo que sí que ha desaparecido es el concepto de revolución, tal vez queramos cambiar el mundo (me pregunto: ¿tal vez?). Y yo quiero hacer la Revolución, cambiar el mundo, Amar. Entonces, igual que dos más dos son cuatro, ves muy claro que los poetas de tu generación no van contigo por lo que merecen tu desaprobación. Pero, si te paras a pensar apenas unos segundo, caes en la cuenta de varias cosas, entre ellas estas: 1-No se puede generalizar: la opinión de una o unas pocas personas no es la de toda una generación. 2-Muchos medios de comunicación son una basura y uno no debe fiarse mucho de ellos. Para explicar mejor esto pondré un ejemplo: hace ya casi un año coincidí con Laura Rosal en el EDITA, al verla recordé un artículo de prensa titulado los primeros poetas de la democracia en el que aparecía ella. El artículo no me gustó ni un pelo: definía a los poetas de mi generación como cínicos y pesimistas... así se lo hice saber a Laura, así de simpático soy yo, a lo que me ella me dijo que tampoco estaba de acuerdo con el artículo en cuestión.


Hace unos meses acudí al III Festival de Perfopoesía de Sevilla. Fue allí donde descubrí a Luna Miguel y desde entonces sigo su blog (AQUÍ) y también la antología virtual que coordina (AQUÍ). Como ya he dicho hasta ahora he sido un firme detractor de esta poeta y lo que para mi representa pero hoy he recordado algo: cuando la vi actuar en Sevilla le dije a Quique que era de lo que más me había gustado de entre todas las actuaciones... entonces ¿qué me ha hecho cambiar de opinión? Ese maldito “ambiente viciado” que se da entre los artistas... pero ya basta. Ahora Luna está marcando tendencia. Mientras, sigue habiendo otras muchas propuestas. Lo interesante es compartir (de echo creo que esa palabra es clave). A mí no me apasionan muchos de los poetas que aparecen en la antología tenían veinte años y estaba locos y no me convencen muchos de sus planteamientos poéticos pero, y aquí utilizo palabras de la coordinadora, no somos una generación. Tenían veinte años y estaban locos es el lugar en que las diferencias de cada uno se cierran, se terminan, se acaban. Porque allí todo y todos valemos lo mismo. Conclusión: menos leer comentarios, críticas, etc... y más leer poesía. Conclusión: nos toca superar las fricciones del pasado, vamos, que ya va siendo hora de que impere el respeto, el buen rollo.


Jorge Brunete

6 avisos desde la frontera:

Amelia Díaz dijo...

GENIAL!!!
Completamente de acuerdo, sobre todo en lo de Viktor y en lo de que hay que leer más poesia.

Besos!!!

poetas fronterizos dijo...

gracias :) gracias dobles supongo: por la opinión y por leer toda la entrada! Sí, Víktor es sin duda alguien increíble.

Un saludo!
Jorge

luna dijo...

A tope. Te recomiendo leer el último post de Ernesto Castro sobre New Wave Vomit y demás movidas. Te puede molar.

Un saludo lunar,

Lu.

J. dijo...

Así da gusto, con sensatez y prudencia. Esto sí que es oxígeno.

Es más: "(...) que tu generación es un fraude, que estás solo (...)". Si todos nos tomáramos unas cañas juntos, la mitad del aire viciado se iría por la ventana.

Que s'escapen els conills!

Anastasia K. dijo...

Apoyo la propuesta de dejar los comentarios y las críticas en China (no por mala sino por lejos) y leer más, esa es la única forma de formarse un criterio mínimamente aceptable para poder opinar o no (que también es respetable). Primera y única objeción a esta entrada : ya quedé en que me casaría con Berta con que, o nos vamos a un país que permita la poligamia o tendré que retarle a un duelo jaja.
Beso.

poetas fronterizos dijo...

-Luna: gracias por la recomendación de Ernesto Castro. Sí, me ha molado!

-Julio: me apunto lo de las cañas ;) jaja

-Anastasia: bien, puedes quedarte con Berta pero yo quiero ser el mantenido de la familia jaja

Publicar un comentario en la entrada