martes, 23 de noviembre de 2010

PROFESIÓN DE FE

(A Jose María Segura Salvador, por tantas otras cosas... )

el hombre
cava,
solitario,

las letras las lapida con su inmigración, luego le acusan
de vender
las fogatas
a
los
héroes.

sigue cavando

la dulzura
de la roca tras los quejidos, tras los féminos alaridos del río,

el hombre
cava
sigue cavando
la luz lejos del otoño y sus buques,
el madero torciéndose
en las pupilas de los insectos

sigue cavando, el ¿Hombre?

y
después le juran
el odio injerto
recogen sus
dientes en la infinitud de la lepra.


los niños sin embargo conservan sus manos


hoy recuerda el grito el hueco por donde huir


el hombre cava, blanquísimo, la ternura


cava
cava
y cava...



luce la luna con su carmín lento


vendrán
a buscarle. vendrán a cogerle
vendrán a arrestarle :

(el Hombre, finalmente, supura desde su carne un mísero clavo)

el Hombre cava un niño


Enrique Martín

1 avisos desde la frontera:

Anónimo dijo...

uau !!

q.f.

Publicar un comentario en la entrada