jueves, 13 de enero de 2011

destrucción

la destrucción

ésa será la gaviota
o la pérdida, si pujamos
con el cielo
sus retinas fértiles
sus palabras

al fin
y a la postre
qué esperar
de esta tierra
cansada
famélica
que duerme
bajo las primeras lluvias
como un látigo
roble sutil
en las venas abiertas

desde un principio
pues, qué otro remedio:

resucitar
las raíces de las aves
para que
no nos cojan
todavía
enterrados.


E. Martín.

0 avisos desde la frontera:

Publicar un comentario en la entrada