martes, 11 de enero de 2011

...no quiero ser un poeta...


Los invitados esperaban la aparición del poeta. Esperaban que éste la emprendiera a golpes con alguno de ellos. O que defecara en medio de la sala, sobre una alfombra turca que parecía la alfombra exhausta de Las mil y una noches, una alfombra vapuleada y que en ocasiones poseía las virtudes de un espejo que nos refleja a todos boca abajo. Quiero decir: se convertía en espejo al arbitrio de nuestras sacudidas. Sacudidas neuroquímicas. Cuando apareció el poeta, sin embargo, no ocurrió nada. Al principio todos los ojos lo miraron, a ver qué podían obtener de él. Luego cada uno siguió haciendo lo que hasta entonces había estado haciendo...
(2666, Roberto Bolaño)

***


autorretrato, utopía (o acerca de ser un imbécil y sentirse a gusto con uno mismo):

yo soy
tú eres
él/ella es
nosotros/as somos
vosotros/as sois
ellos/as son
yo eres
tú es
él/ella somos
nosotros/as sois
vosotros/as son
ellos/as soy
yo es
tú somos
él/ella sois
nosotros/as son
vosotros/as soy
ellos/as eres
yo somos
tú sois
el/ella son
nosotros/as soy
vosotros/as eres
ellos/as es
yo sois
tú son
él/ella soy
nosotros/as eres
vosotros/as es
ellos/as somos
yo son
tú soy
él/ella eres
nosotros/as es
vosotros/as somos
ellos/as sois

***






***



No se si será necesario pero por si las moscas: risa socarrona


paréntesis desarmado: ¡a la mierda!


j.b

0 avisos desde la frontera:

Publicar un comentario en la entrada