sábado, 29 de enero de 2011

SABERSE EN DEUDA

ésta es mi deuda:
arrancar los pasos de los frutos de la serpiente,

deletrear el augurio por encima de mi nombre,
entre maleza de nervios y la catástrofe del trigo,

curando ventanas, trazando lágrimas,
desgañitando mi lápida por debajo de la piel,
cobrando en estigmas las veces del silencio.



-resurrección del vaho



Miro la imposición un instante



(antes que la retina):


los árboles se abren
con la tragedia en sus músculos.


Enrique Martín

0 avisos desde la frontera:

Publicar un comentario en la entrada