viernes, 16 de noviembre de 2012

CARTA A LOS MANIFESTANTES


(A, B , C)
.
permítanme los
compañeros que
de manera rápida enumere
los sucesos
1 gemido entre
2 las palabras
3 por fin llenan las copas
4 se pierden
los aviones
5 no esperábamos
que vinieran tantos,
lo que posiblemente
ocurra es que nos liquiden,
pero súbanse a los tejados
y cuelguen sus amuletos,
configúrense los puntos flacos,
las zonas derruidas,
tan alto no llegan los Perros,
habrá que cortar la comunicación
con el destino
mientras dure la víspera, aquí nadie es un héroe,
podemos besarnos
que igual es lo que hace falta a estas alturas,
bésense y ensucien los caminos
las autoridades aún tardarán un poco en llegar,
yo personalmente me moveré un poco
el cabello y esperaré,
- a veces no es inútil el esperar
bajo la fachada de aquella iglesia,
no me dan miedo los dioses,
les veré a ustedes dormir plácidamente,
y habrá caballos en mis ojos,
y un poco de histeria regodeándose en mis recuerdos,
pero para eso estamos aquí
para poder fusilar los recuerdos que no nos pertenecen;
me apoyaré en aquella fachada
de aquella iglesia
y hará frío
un frío turbio y desastre
de bocas echaré el vaho sobre mis poros
aunque no sea una buena costumbre
entre nosotros, porque
digan lo que digan
ellos no desean en el fondo
los muy estúpidos
que pueda doblar aquella esquina
con sus piernas de alambre
sus caderas torrenciales
y su forma de desanudarse.

Impertérrita.

Desconocida.

A veces es inútil el esperar.

2 avisos desde la frontera:

agüi-agüi dijo...

Good no...muy good! uff...pero mucho!

Ana Payá dijo...

ME EN-CAN-TA! Grandeeee!

"podemos besarnos
que igual es lo que hace falta a estas alturas"


No puedo estar más de acuerdo...

Publicar un comentario en la entrada