miércoles, 7 de noviembre de 2012

TRES POEMAS


BRÚJULA

lo necesario era
era no sólo preguntarse
dónde hubo alguna vez
ciertas escamas un
barrio hecho de felinos
no sólo era ocultarse
bajo las caderas de mamá
lo necesario era
era delinear las habitaciones
dónde hubo alguna vez
aire más allá del cuerpo
aire poblando las cerillas quemadas
si hubo por dentro que reciclar
el ansia los cables (mal)dormidos
lo necesario no eran las pestañas
ni que aquí aquí por fin
no sólo era preguntarse
ni pasear con los colmillos derramados
ni que jorge no te escucho fuera de
la frontera lo necesario era
que aquí nunca
nunca era necesario
preguntarse

y preguntarse tan sólo




TRES COSAS SIN HAIKU

el nombre es un cristal
y las voces no son mis voces
un cristal aullando


LUCHA DE GIGANTES

aún no me has dicho
no qué hago aquí
nada en realidad dices
ni tan sólo un garabato
y yo
que multiplico las migraciones
que duermo en tu cama
que puedo decirme yo
aquí tampoco digo nada
porque tú no te dijiste
que me colgaste en las paredes y
que tratas de enhebrar las gotas
y el vaho y robarle
el nombre a los espejos
de verdad que nunca abriste tu boca
para decirme qué demonios
viste cuando terminaba el oasis
y saludabas las mañanas
con en el fondo
una tibia tristeza -así yo,
no puedo dejar de preguntarme
qué no me has dicho todavía
o por qué sacamos tanto brillo
al puzzle
cómo inventaremos las vocales

si es por este motivo
que seguimos buscando la respuesta
en nuestras
lenguas




Q.



1 avisos desde la frontera:

Jandroche dijo...

Tres poemas, tres partes de uno mismo. Me gusta, y sin duda, seguiré leyendo.

Publicar un comentario en la entrada