domingo, 18 de noviembre de 2012

NOCHE EN BABILONIA


Escribo por puro desahogo,
aprendí a vivir sin prólogos...
El Nega.

Infantil sueño de loco
Barricada.

El que se detiene no es más
que un necio.
Charles Bukowski


No hay tregua. Los cigarrillos marcan el ritmo. El nervio se aplasta. Cierra la puerta: hay días en los que es mejor seguir despierto. Parece mentira que las agujas hayan dado tantas vueltas desde entonces. K.O por incertidumbre y revuelta en mis uñas. Seré el que termina? Te irás como la que se va, yéndose sin irse y sin noticias suyas? Por mucho que me esfuerce las paredes siguen desnudas. Por fin consigo escribir algo. La tarde también está herida y no sé qué tocaré con mis manos. No hay tregua. La música sigue sonando: John Butler - Ocean. (Esto sí que es una lucha de gigantes). Nosotrxs vivimos de esto. Nosotrxs vivimos de esto! La rebelión es hundirse. No hay tregua. En mí, las máscaras descubiertas. Sobre el espejo un viaje. Debajo de ti, qué sexo hay en el destino? Respóndeme. 

Y si yo también siento 
cómo me estrangulas?  

2 avisos desde la frontera:

Eddie (J.Bermúdez) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Eddie (J.Bermúdez) dijo...

621.


si se estrangulan las manos en rebelión,
obedece el grito a la algarabía

-en los desiertos desnudos de Palestina,
alguien cuelga sonajeros en los muros en señal de luto-

mientras alguien calle llameando lamentos,
estará el lápiz apuntando al horizonte
para no detenerse y seguir seguir
escribiendo

aunque sólo sea para narrar / dar cuenta de la realidad

y seguir seguir recordándo(nos)
la barbarie que nos asola

Publicar un comentario en la entrada