jueves, 3 de enero de 2013

DESCRIPCIONES IMPOSIBLES


Saboreo           las golondrinas enfermas
revestidas de tubos,
                                       y lágrimas,

que revolotean sobre las copas y sus confines;

silencio
(más bien) saboreo el silencio
de sus plumas inasibles;

cálido,

cálido el eco y las brújulas trucadas
que procuran una distancia perdida
                                                            a través de su piel sin límites;

pérdida
es esta demolición
con la que enjuago                   (noche tras
                                                                   noche)

los restos de ésa piel

que lamo
entre mis uñas.


Q.

1 avisos desde la frontera:

Anónimo dijo...

Tal vez sucio, tal vez real, tal vez enamorado de sangre, de la ausencia y de la herida. A Ella la has encontrado en la noche, en el polvo, en la carne; es tuya, eres suyo, eres Ella. Ahora ya puedes buscarlo a Él, y cuando lo encuentres, ya nada volverá a ser como antes, y sea(s) también (tal vez) la otra cosa.

Publicar un comentario en la entrada